lunes, 6 de abril de 2015

Relato inventado (Hefesto) - Nico Di Angelo

Antes de que sigas leyendo debo advertirte que este relato contiene spoilers del tercer libro de Percy Jackson así que si no los has leído y piensas hacerlo.... tu mism@ 

*****

Nunca entenderé porque tuviste que irte, nunca entenderé porque tuviste que abandonarme y dejarme en el campamento, solo. No se por qué, pero no te puedo odiar, eres mi hermana y te quiero demasiado.

Padre dice, que si hecho esta carta al lago Estigio el dolor será menos fuerte; al parecer el lo hizo con nuestra madre en su momento. No es tan malo como los otros dioses piensa, tiene sus momentos es cierto, pero al fin y al cabo es nuestro padre y de alguna forma u otra nos quiere. Me deja vivir en su palacio hasta que mi cabaña en el campamento esté lista, Annabeth está haciendo muy buen trabajo con los diseños que le pasé, creo que de mayor será una gran arquitecta. Ya ha terminado de reconstruir las zonas del Olimpo que quedaron afectadas y sinceramente esta increíble, solo que creo que se ha pasado con las estatuas de los dioses pero creo que al ser dioses o haces lo que te dicen o no sobrevives.

Percy sigue creyéndose el dios de todos, pero para que mentir no puedo enfadarme con él. No puedo seguir hablándote de ellos porque, de qué serviría...no los vas a ver, te vas a reencarnar en otra persona...y te vas a olvidar de mi y de todos.

No quiero perderte más de lo que ya te he perdido....sé qué hablamos cuando te invoco pero...te necesito a mi lado, hace unos días descubrí que tenemos una hermanastra de nuestro padre pero en forma Romana; se parece a ti, pero no quiero que te sustituya....tú no eres ella.

Me cuesta mucho levantarme cada día y recordar que no estarás ahí cuando me despierte, que cuando te invoque ya no acudirás a mi llamada. Vas a vivir otra vida, y yo no estaré en ella y eso me duele; algunos me dicen que vaya a verte en tu nueva vida, pero no puedo; no te mereces eso, no te mereces que el fantasma de tu pasado, yo, te atormente toda la vida y que me atormente a mi también. Algún día te visitare, sí, pero ni me veras y si lo haces nunca me reconocerás. Esa es mi mayor tormento, que nunca sabrás quien soy.

Te quiero Blanca, no te odio porque me dejadez tirado o por que te reencarnes en otra persona; eres mi hermana mayor, y siempre te querré.


Te quiere, Nico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada